Escudo Institucional Responsive
Enumeran logros del viceministerio de Ordenamiento Territorial y Desarrollo Regional
3 agosto, 2021
2da Convocatoria de solicitud al Programa de Voluntarios de JICA 2021
3 agosto, 2021
Mostrar todo

En la frontera, es prioritario mejorar los servicios básicos y el acceso al sistema sanitario

La condiciones en la materialidad de la vivienda, la baja disponibilidad de agua, el limitado saneamiento y gestión de los residuos en los hogares repercute en el estado de salud de la población en el territorio..

Los datos del diagnóstico de salud en la zona fronteriza están contenidos en el Monitor de la Frontera correspondiente al mes de agosto, instrumento de difusión de la Dirección de Planificación de la Frontera del Ministerio de Economía, Planificación y Desarrollo.

Santo Domingo. República Dominicana (Julio 2021). La vulnerabilidad económica de los hogares en la zona fronteriza de cara al sistema de salud evidencia la urgencia de intervenciones integrales (hospital regional, dispensarios médicos, centros de atención primaria) en conjunto con el acceso de los servicios básicos y al mejoramiento de las condiciones de vida.

Ante las diferencias sustanciales en la asignación de personal médico e insumos establecidos, por debajo de los estándares internacionales, se hace necesario  la evaluación de los programas existentes y la creación de nuevos incentivos que aumenten la cantidad de médicos, enfermeras e insumos  distribuidos en las siete provincias fronterizas.

Otras de las tareas para lograr la salud integral en la zona fronteriza es la provisión de calidad y cantidad del agua para consumo humano.

La carencia de agua hace estragos en los principales núcleos poblacionales de la frontera. El 64.7% de los hogares carece del servicio del líquido para consumo humano dentro de sus viviendas y el 66.6%  no tiene servicio de agua potable a diario. Se agrega que el uso inadecuado de envases para almacenar agua da lugar a la cría de mosquitos cuyos vectores provocan la propagación de enfermedades.

Otro aspecto interesante  son las condiciones de materialidad de las viviendas, se destaca que el hacinamiento y  la provisión de agua potable reducen sustancialmente los avances hacia el objetivo de alcanzar la salud integral y el bienestar de la frontera.

En este sentido, el 17 % de los hogares fronterizos sobrepasan el umbral del hacinamiento, el 80% presentaba limitaciones en el estado del techo, 38% de las paredes y 9% en el piso de las casas, si se toma en cuenta lo que significa para la salud de una familia, vivir en una casa con estas vulnerabilidades.

En el caso de la zona fronteriza, la solución a sus desmejoradas condiciones sanitarias es una constante en el marco de la Estrategia de Desarrollo para la Zona Fronteriza que promueve y articula la Dirección de Planificación de la Zona Fronteriza del Ministerio de Economía, Planificación y Desarrollo.

Por último, cambiar la realidad sanitaria de la población en la zona fronteriza equivale a una reducción significativa de la mortalidad materna e infantil y parto por cesáreas. Sus causas están originadas y asociadas a la baja calidad delos sistemas de salud.