Escudo Institucional Responsive

Gobierno apuesta a economía del cuidado como estrategia de lucha contra la pobreza y de reactivación post COVID-19

Ministerio de Economía informa la actividad económica registra una expansión significativa de 47.1% en abril de 2021
18 junio, 2021
Agricultura presenta plataforma al viceministerio de Ordenamiento Territorial y Desarrollo Regional
18 junio, 2021
Mostrar todo

Gobierno apuesta a economía del cuidado como estrategia de lucha contra la pobreza y de reactivación post COVID-19

La iniciativa pretende reorganizar la oferta y demanda de cuidado en el territorio a fin de crear las condiciones para que las personas de los hogares del programa Supérate accedan al derecho a ser cuidado y a cuidar dignamente. 

Santo Domingo, República Dominicana (Junio de 2021). El ministro de Economía, Planificación y Desarrollo, Miguel Ceara Hatton, presentó la economía de cuidado como componente clave en marco del lanzamiento del programa social Supérate, principal estrategia de lucha contra la pobreza del Estado dominicano, formalizada mediante el Decreto 377-21.

“El desarrollo no es una aventura personal”, reiteró Ceara Hatton, subrayando que se requiere de la acción colectiva del Estado y de la sociedad para materializarlo, a partir de las políticas públicas que tienen como objetivo la protección efectiva de los derechos de las personas, contribuyendo a lograr la cohesión social. “Ese es el gran desafío para la construcción de nuestro proyecto de nación,” enfatizó el ministro.

Manifestó que el país aún enfrenta una deuda social muy pendiente: las estrategias de lucha contra la pobreza hasta ahora no han combatido adecuadamente la pobreza de las mujeres. “¿Cómo es posible que la economía crece, reduce la pobreza monetaria y simultáneamente aumente la feminidad de la pobreza?”, cuestionó el economista e investigador social, durante el evento de lanzamiento del Programa Supérate en el salón Las Cariátides del Palacio Nacional.

Estimaciones realizadas por el Ministerio de Economía, Planificación y Desarrollo dan cuenta del aumento del índice de feminidad de la pobreza en el país. Para el año 2016, había 111 mujeres por cada 100 hombres pobres y en 2018 esta proporción alcanzaba las 115 mujeres por cada 100 hombres. Pero para el 2020 ya había aumentado a 118 mujeres en pobreza por cada 100 hombres en la misma condición socioeconómica.

Para Ceara Hatton, la pobreza femenina ha aumentado porque no se han abordado las desigualdades entre hombres y mujeres, que contribuyen a su exclusión. En tal sentido, resaltó, por ejemplo, que las políticas de respuesta ante la pandemia han mitigado la pobreza monetaria, pero no la sobrecarga del cuidado en los hogares, que afecta principalmente a las mujeres, y entre ellas, a las más pobres, que enfrentan las mayores barreras para su inserción en el mercado laboral.

Según datos de la Encuesta Nacional Continua de Fuerza de Trabajo (ENCFT), gran parte de las personas que reportaron haber salido del mercado laboral en el 2020 fueron mujeres (58%); y en general, de cada 10 personas en edad de trabajar que se encuentran fuera del mercado laboral, 7 son mujeres.

“Para atacar la pobreza hay que cambiar esto, y este gobierno está comprometido a colocar a las mujeres en el centro del combate contra la pobreza, y su inclusión socioeconómica como elemento clave, que como ya hemos visto, se encuentra en el corazón del enfoque del programa Supérate”, acentuó Ceara Hatton en el acto encabezado por el presidente Luis Abinader.

Según el ministro de Economía, una forma de cambiar la realidad de las mujeres pobres es reconociendo el cuidado y las tareas del hogar como un trabajo y función esencial para la economía y la sociedad. El ministro indicó que el trabajo de cuidado debe ser valorado en su justa dimensión, conforme lo plantea incluso la Constitución de la República. Y además compartido no solo en la misma familia (entre hombres y mujeres), sino entre el Estado, la comunidad, y el sector privado, pues todos somos beneficiarios.

En ocasión del lanzamiento del nuevo programa social, el Gobierno asumió el compromiso de implementar las Comunidades de Cuidado, una iniciativa piloto para avanzar en la construcción del Sistema Nacional de Cuidados, priorizando a las familias pobres y vulnerables participantes en el Supérate.

La puesta en marcha de este piloto arrancaría en dos territorios prioritarios, incluyendo uno en el Gran Santo Domingo y uno en la Región Suroeste donde se ofrecerá a las familias del Supérate un paquete articulado de servicios que facilite el cuidado y la inserción laboral a través del mismo. “Pero la idea es ir avanzando gradualmente para cubrir a más poblaciones, con la aspiración de que el Sistema Nacional de Cuidados sea universal,” destacó Ceara-Hatton.

De acuerdo con lo indicado por Ceara-Hatton, el objetivo es garantizar los derechos de las personas que demandan cuidado y a las que cuidan, impulsando así la corresponsabilidad social y al mismo tiempo detonando la economía del cuidado, es decir, aprovechar el potencial del cuidado como vector clave para la inversión social, la creación de nuevos empleos, la inserción laboral de las mujeres y la reactivación económica.

Expresó que la apuesta por la economía de cuidado de la República Dominicana marcará una diferencia con respecto a los distintos países de la región que impulsan este tipo de políticas, al ser el primero en integrarla de manera directa como componente del programa de lucha contra la pobreza.

Articulación interinstitucional e intersectorial liderada desde el MEPYD

Desde hace varios meses, desde el Ministerio de Economía, Planificación y Desarrollo se acompaña el proceso de diálogo y articulación multisectorial para avanzar en el diseño de las Comunidades de Cuidado, desde la visión de que ninguna institución por si sola puede garantizar cohesión social y enfrentar la pobreza. “La clave es articular el trabajo de múltiples instituciones para lograr garantizar derechos a la población a través de los servicios públicos,” comentó el ministro.

En la concertación requerida para echar a andar este piloto del Sistema Nacional de Cuidados, junto al Ministerio de Economía, Planificación y Desarrollo y el Programa Supérate, participan hasta ahora los equipos del Sistema Único de Beneficiarios (SIUBEN), el Instituto Nacional de Atención Integral a la Primera Infancia (INAIPI), el Consejo Nacional de la Persona Envejeciente (CONAPE), el Consejo Nacional de Discapacidad (CONADIS), el Instituto Nacional de Formación Técnico-Profesional (INFOTEP), el Ministerio de la Mujer y el Ministerio de Trabajo.

Para apoyar este proceso, desde el Ministerio de Economía, Planificación y Desarrollo se están elaborando mapas con la oferta existente de servicios públicos de cuidado e identificando la demanda por parte de los hogares, de manera que se conozca con precisión donde existen las mayores brechas territoriales y se diseñen las soluciones que permitan dar mejor respuesta a las necesidades de cuidados de las familias.

“Además, el Ministerio de Economía, Planificación y Desarrollo gestiona la asesoría de distintos organismos internacionales y expertos en la materia que nos están acompañando para encontrar la manera más idónea de reorganizar el cuidado. Tales como la FES, el BID, el PNUD, OIT y ONUMUJERES”, manifestó Ceara-Hatton.

Cerca de 850 mil personas demandan cuidados

El presidente Abinader anunció que el Programa Supérate prevé mejorar la calidad de vida de más de 1,000,000 de hogares, aumentando la cobertura del antiguo Programa Comer es Primero en más de un 60%. El ministro Ceara-Hatton indicó que el 64% de las personas tarjetahabientes serán mujeres.

En el universo de hogares participantes del programa que gestiona la directora general Gloria Reyes, se han identificado 850 mil personas que requieren cuidados, incluyendo niños y niñas, así como personas en situación de dependencia, adultas mayores y/o con discapacidad. En el caso de las personas que se dedican al cuidado de manera remunerada, hay 106,319 trabajadoras domésticas y 9,836 trabajadores domésticos.

La apuesta por la economía del cuidado en R.D.

El ministro Ceara-Hatton culminó su presentación enfatizando que la economía del cuidado marcará un antes y un después para la República Dominicana, creando un círculo virtuoso para combatir la pobreza y apoyar la recuperación económica.

Se trata de que el Estado garantiza el derecho al cuidado e invierte en cuidados. También, forma y certifica cuidadoras/es para contratar en el sector público y privado, a su vez: genera empleos formales para las/os cuidadoras/es.

“Esta generación de ingresos contribuye a reducir la pobreza, sobre todo la femenina; también, aumenta la capacidad de consumo de los hogares, con esto se reactiva la actividad económica en las comunidades, crece la recaudación tributaria y se puede volver a reinvertir más recursos en el cuidado y así, sucesivamente”, precisó el Ministro Ceara Hatton.

MEPyD
MEPyD
Ministerio de Economía Planificación y Desarrollo